Dios nos ama gratuitamente – afirmó el Papa en su homilía del 11 de diciembre– como una mamá a su niño.  Y el niño “se deja amar”: “ésta es la gracia de Dios”. “Pero nosotros, muchas veces, para estar seguros, queremos controlar la gracia”.