El Obispo de Roma reafirmó este 9 de diciembre que a la Iglesia no le sirve tener "un organigrama perfecto" si después es un ambiente triste y cerrado, si no es madre. De ahí la invitación del Pontífice a ser "cristianos alegres" con la "consolación de la ternura de Jesús".