Toda comunidad cristiana debería confrontar su propia vida con la que animaba a la primera Iglesia y verificar su propia capacidad de vivir en "armonía", de dar testimonio de la Resurrección de Cristo y de asistir a los pobres.