"También hoy existe la dictadura del pensamiento único" que mata "la libertad de los pueblos, la libertad de la gente, la libertad de las conciencias", por lo que es necesario "vigilar y rezar", dijo el Papa en su homilía de este 10 de abril.