El Pontífice subrayó la mañana del 8 de abril que "no tenemos posibilidad de salir solos de nuestro pecado" y reafirmó que la Cruz no es ornamento para colocarlo sobre el altar, sino el misterio del amor de Dios.