El Papa Francisco reafirmó la mañana de este martes, que no es necesario detenerse en los formalismos, sino "implicarse", vencer la pereza espiritual y correr el riesgo en primera persona para anunciar el Evangelio.