No una organización perfecta, sino "paz y gozo" son las señales de la presencia de DIos en la Iglesia: lo dijo el Papa Francisco en la misa de la mañana del lunes en la Casa Santa Martha, comentando las lecturas del día.