La esperanza no es optimismo, sino una "ardiente expectativa" hacia la revelación del Hijo de Dios. Lo dijo el Papa Francisco en la Misa de este martes en la Casa Santa Martha. El Santo Padre recalcó que los cristianos deben cuidarse de clericalismos y de actitudes cómodas, ya que la esperanza cristiana es dinámica y da la vida.