Tener el coraje ante el confesor de llamar a los pecados con su nombre, sin esconderlos. En su homilía de la Misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Martha, el Papa se centró en el Sacramento de la Reconciliación.