El Papa afirmó esta mañana que siempre hay en nuestra vida un antes y un después de Jesús, subrayando que Cristo ha hecho en nosotros "una segunda creación" que debemos llevar adelante con nuestro modo de vivir.