Al comentar el Evangelio del día, en el que un hombre pide a Jesús que intervenga para resolver una cuestión de una herencia con su hermano, el Papa Francisco desarrolló el tema de nuestra relación con el dinero.