Si un cristiano se convierte en discípulo de la ideología ha perdido la fe, subrayó el Papa Francisco en la homilía de la misa de esta mañana en la Casa Santa Martha.