La idolatría y la hipocresía no ahorran ni siquiera a la vida cristiana. El Papa Francisco puso en guardia esta mañana de ambos "vicios", durante la homilía de la misa celebrada en la Casa Santa Martha.