A Dios, que ha vencido al mundo, se le adora hasta el final "con confianza y fidelidad". Es el pensamiento que el Papa Francisco ofreció esta mañana durante la homilía de la Misa en la Casa Santa Martha.