El hombre puede creerse soberano del momento, pero sólo Cristo es el dueño del tiempo. El Santo Padre indicó que la oración es una virtud para discernir cada momento de la vida, y en la esperanza en Jesús, la virtud para mirar hacia el fin del tiempo.