El templo es un lugar sagrado en el que lo más importante no es la ritualidad, sino "adorar al Señor". Lo afirmó el Papa Francisco durante su homilía de la Misa de esta mañana en la Casa Santa Martha.