Un pueblo que "no respeta a los abuelos" carece de memoria y por lo tanto, de futuro. Fue la enseñanza que ofreció esta mañana el Papa Francisco en su homilía durante la Misa celebrada en la Casa Santa Martha.