Que el Señor nos salve del espíritu mundano que "negocia todo", no sólo los valores, sino también la fe. Así lo afirmó el Papa Francisco en la homilía de la misa de esta mañana en la Casa Santa Martha.