La oración del hombre es la debilidad de Dios. Así lo afirmó el Papa durante la Misa matutina en la Casa Santa Martha este sábado 16 de noviembre.