Encomendémonos a Dios como un niño se encomienda en las manos de su papá. Es lo que afirmó el Papa Francisco en la Misa matutina celebrada en la Casa Santa Martha.