Esta mañana en la capilla de la Casa Santa Martha, el Santo Padre afirmó que la intervención de Dios vence la esterilidad de nuestra vida y la hace fecunda. El Papa puso en guardia también ante la actitud de soberbia que nos vuelve estériles.