Los cristianos alérgicos a la predicación siempre tienen algo que criticar, pero en realidad tienen miedo de abrir la puerta al Espíritu Santo y se vuelven tristes. Así lo afirmó el Papa Francisco este viernes en la Misa presidida en la Casa Santa Martha.