Preparándonos para la Navidad nos hará bien guardar un poco de silencio para escuchar a Dios que nos habla con la ternura de un padre y de una madre: lo dijo ayer el Papa Francisco, presidiendo la celebración eucarística en Casa Santa Martha en este segundo jueves de Adviento.