En la Misa de esta mañana en Casa Santa Martha, el Papa insistió en que no debemos tener miedo de la consolación del Señor, es más, debemos pedirla y buscarla. Una consolación que nos hace sentir la ternura de Dios.