La oración, afirmó hoy el Papa en la Casa Santa Martha, tiene dos actitudes: es "necesitada" y al mismo tiempo está "segura" del hecho que Dios, en sus tiempos y en sus modos, escuchará la necesidad.