Quien pronuncia palabras cristianas sin Cristo, o sea sin ponerlas en práctica, se hace mal a sí mismo y a los otros, porque está vencido por el orgullo: así lo dijo el Papa Francisco esta mañana, durante la Misa en la Casa Santa Martha.