La Iglesia debe ser siempre alegre como Jesús. Lo afirmó el Papa Francisco en la Misa del martes en la Casa Santa Martha. El Papa subrayó que la Iglesia está llamada a transmitir la alegría del Señor a sus hijos.