Prepararse para la Navidad con la oración, la caridad y la alabanza, con un corazón abierto a dejarse encontrar por el Señor que todo lo renueva, fue la invitación del Papa en su homilía de esta mañana en la Casa Santa Martha.