No volver a los esquemas del mundo: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (29/05/2018)

En los momentos de la prueba, no volver a los esquemas del mundo que quitan la libertad. Es necesario, en cambio, permanecer en el camino hacia la santidad. Lo recordó el Papa Francisco en la Misa matutina de este 29 de mayo en Casa Santa Martha. El Papa partió de la Primera Lectura del día en la que Pedro invita a caminar hacia la santidad: es la llamada a la santidad, que es la llamada normal, es la llamada a vivir como cristianos, es decir, vivir como cristiano es lo mismo que decir “vivir como santo”. “Caminar hacia la santidad” consiste en caminar hacia aquella gracia que nos viene al encuentro, caminar hacia la esperanza, estar en tensión hacia el encuentro con Jesucristo.

La alegría cristiana es la paz: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (28/05/2018)

La alegría “es la trascendencia del cristiano”, una alegría hecha de paz verdadera y no falaz como la que ofrece la cultura actual, que “inventa tantas cosas para divertirnos”, innumerables “pedacitos de dulce vida”. En su reflexión de este 28 de mayo el Papa Francisco volvió a referirse a una de las características distintivas del cristiano: la alegría, a pesar de las pruebas y dificultades. Al comentar un pasaje de la Primera Carta del Apóstol San Pedro y el fragmento del Evangelio de San Marcos en el que se relata acerca del joven rico incapaz de renunciar a sus propios intereses, el Pontífice reafirmó que un cristiano verdadero no puede ser “oscuro” o “triste”. Porque “ser hombre y mujer de alegría” – insistió el Papa – significa “ser hombre y mujer de paz; significa ser hombre y mujer de consolación”.

Explotar al trabajador es pecado mortal: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (24/05/2018)

“Tomar distancia de las riquezas, porque Dios las ha ofrecido para dárselas a los otros” fue la exhortación del Papa Francisco en la Misa celebrada este 24 de mayo en Casa Santa Martha que, en memoria de María Auxiliadora, el Papa Francisco dedicó al “noble pueblo chino”: hoy – recordó – en Shanghai se celebra la fiesta de Nuestra Señora de Sheshan, María Auxiliadora. Comentando la primera lectura, tomada de la carta del Apóstol Santiago, que muestra cómo los salarios de los trabajadores no remunerados claman y las protestas han llegado a los oídos del Señor, el Pontífice repitió lo que el apóstol dijo a los ricos, sin usar “medias palabras”, diciendo las cosas “con fuerza”. De hecho, evoca riquezas “podridas”.

La semejanza con Dios de la pareja: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (25/05/2018)

Es verdad que hay dificultades en la vida de pareja y en la familia, pero debemos ver la belleza del matrimonio. Es la invitación que hizo el Papa Francisco la mañana de este 25 de mayo en su homilía de la Misa celebrada en Casa Santa Martha. El Papa comentó el pasaje del Evangelio según San Marcos que se refiere a la intención de los fariseos de poner a prueba a Jesús, haciéndole una pregunta que el Papa definió “casuística”, es decir, ese tipo de preguntas de la fe – explicó – que se pueden resumir en un “se puede o no se puede” y “donde la fe está reducida a un sí o a un no”. El hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios y el mismo matrimonio se convierte así en su imagen. “El matrimonio es una predicación silenciosa para todos los demás, una predicación de todos los días”.

La Iglesia, como María, es mujer y madre: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (21/05/2018)

“La Iglesia es femenina”, “es madre” y cuando falta este rasgo que la identifica se convierte “en una asociación de beneficencia o en un equipo de fútbol”. Cuando “es una Iglesia masculina”, se convierte, tristemente, “en una Iglesia de solterones”, “incapaces de amor, incapaces de fecundidad”. Es la reflexión que ofreció el Pontífice la mañana de este 21 de mayo a partir de la memoria litúrgica del día que se celebra, por primera vez, tras la publicación – del pasado 3 de marzo – del Decreto “Ecclesia Mater” de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. En efecto, por voluntad del mismo Pontífice, esta fiesta se celebra el lunes después de Pentecostés, para “favorecer el crecimiento del sentido materno de la Iglesia en los pastores, en los religiosos y en los fieles, junto a la genuina piedad mariana”.