El Papa le pidió a Nuestra Señora de Aparecida su bendición para el pueblo brasileño, las familias, la patria. Con voz amable preguntó si acaso una madre se olvida de sus hijos, para recordarnos que la Santísima Virgen siempre cuida de nosotros.