Al final de la Misa que celebró en la Plaza de San Pedro este 8 de abril, domingo de la Octava Pascual y Domingo de la Misericordia, el Papa Francisco presidió la oración mariana del Regina Coeli, que introdujo saludando a los Misioneros de la Misericordia y a los Romaníes, pidiendo rezar "por sus compañeros refugiados sirios". Al finalizar la oración mariana, el Obispo de Roma hizo un sentido llamado por la paz en Siria.