El Papa Francisco reflexionó sobre el Evangelio de la Anunciación antes del rezo del Ángelus este 24 de diciembre ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro. "Es una gran revelación que abre perspectivas inauditas", aseguró el Papa Francisco. "El niño que nacerá de esta humilde joven de Nazaret será llamado Hijo del Altísimo: no es posible concebir una dignidad más alta que esta", afirmó. El Papa destacó que la respuesta de María "es una frase breve, que no habla de gloria o de privilegio, sino solo de disponibilidad y de servicio". "María no se exalta frente a la perspectiva de convertirse en la madre del Mesías, sino que permanece modesta y expresa la propia adhesión al proyecto del Señor".