Que el Adviento no sea mundano: El Papa Francisco en Casa Santa Martha (03/12/2018)

El tiempo de Adviento tiene “tres dimensiones”: pasado, presente y futuro. En su homilía de este 3 de diciembre el Papa Francisco recordó que este tiempo – que comenzó precisamente ayer, primer domingo de Adviento – es propicio “para purificar el espíritu, para hacer crecer la fe con esta purificación”.

El Papa subrayó que la primera dimensión del Adviento es el pasado, “la purificación de la memoria”. Además, el Adviento sirve para “purificar la esperanza”, para prepararse “al encuentro definitivo con el Señor”. Por último, el Papa Francisco invitó a todos a cultivar la dimensión cotidiana de la fe, no obstante las preocupaciones y los tantos trabajos excesivos, custodiando la propia “casa interior”.