Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019 (Oración del Día 4)

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2019 (Oración del Día 4)

Image

Día 4

Conténtense con lo que tienen
(Hebreos 13, 5)

Hebreos 13, 1-5

Perseveren en el amor fraterno. No olviden la hospitalidad, pues gracias a ella algunos hospedaron, sin saberlo, a ángeles. Preocúpense de los presos, como si ustedes estuvieran prisioneros con ellos; preocúpense de los que sufren, porque ustedes también tienen un cuerpo. Valoren mucho el matrimonio, y que su vida conyugal sea limpia, porque Dios juzgará a los libertinos y a los adúlteros. No se apeguen al dinero; conténtense con lo que tienen, porque Dios mismo ha dicho: No te desampararé ni te abandonaré.

Evangelio según San Mateo 6, 25-34

Por eso les digo: No se inquieten pensando qué van a comer o a beber para subsistir, o con qué vestirán su cuerpo. ¿No vale más la vida que el alimento y el cuerpo que el vestido? Fíjense en las aves del cielo; ni siembran ni cosechan ni guardan en los graneros, y sin embargo el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por más que lo intente, puede añadir una sola hora a su vida? Y por el vestido, ¿por qué se inquietan? Fíjense cómo crecen los lirios del campo; no se fatigan ni tejen; y sin embargo, les digo que ni Salomón en todo su esplendor se vistió como uno de ellos. Pues si la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al fuego Dios la viste así, ¿qué no hará con ustedes, hombres de poca fe? Así que no se inquieten diciendo: ¿Qué comeremos? ¿Qué beberemos? ¿Con qué nos vestiremos? Esas son las cosas por las que se preocupan los paganos. Ya sabe el Padre celestial lo que necesitan. Busquen primero el reino de Dios y hacer su voluntad, y todo lo demás les vendrá por añadidura. No se inquieten por el día de mañana, que el mañana traerá su propia preocupación. A cada día le basta su propio afán.

Reflexión

El autor de la Carta a los Hebreos advierte contra el amor excesivo al dinero y a las cosas materiales. Frente a nuestra tendencia a pensar que nunca tenemos suficiente, el texto nos habla de la providencia de Dios y nos asegura que Dios nunca abandonará la creación. A través de la fecundidad de la tierra, los ríos y los mares, la bondad de Dios ha proveído suficiente comida y agua potable para sostener a todos los seres vivientes y, sin embargo, muchas personas carecen de estas necesidades básicas. La fragilidad humana y la codicia llevan con frecuencia a la corrupción, a la injusticia, a la pobreza y el hambre. Puede ser tentador que, en lugar de preocuparnos por los demás y compartir con ellos nuestros bienes, acumulemos dinero, comida y recursos naturales para nosotros, o nuestra propia nación o grupo étnico.

Sin embargo, Jesús nos enseña que las cosas materiales no deben ser nuestra principal preocupación, sino que debemos buscar primero el reino de Dios y todo cuanto lleva consigo, confiando en que el Padre celestial nos proveerá de lo necesario. En los últimos años algunas Iglesias de Indonesia han ido ofreciendo distintos tipos de ayuda financiera, humana y educativa a Iglesias pequeñas de zonas rurales. Con este ejemplo sencillo y práctico de amor mutuo están dando muestra de unidad con sus hermanos cristianos, que es el don de Dios a su Iglesia. Vivir con más sencillez, sin preocuparnos por ganar más dinero del necesario o por acumular recursos para el futuro, puede ayudarnos a hacer de la tierra nuestra casa común, un lugar más justo.

Oración

Dios misericordioso, te damos gracias por tus abundantes dones.

Danos la gracia de poder recibir todas las bendiciones con sencillez y humilde gratitud.

Haznos capaces de contentarnos y estar dispuestos a compartir con los que pasan necesidad, para que todos puedan experimentar la unidad en el amor que viene de ti, nuestro Dios Uno y Trino, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.