Pidamos por la paz en Medio Oriente: Ángelus del 13/10/2019

Pidamos por la paz en Medio Oriente: Ángelus del 13/10/2019

Antes de concluir la celebración de la Santa Misa este 13 de octubre, durante la cual canonizó a cinco nuevos santos y previamente a la oración del Ángelus de este 28vo. Domingo del Tiempo Ordinario, el Papa Francisco dirigió una vez más su pensamiento a Medio Oriente.

Recordó de manera particular “a la amada y martirizada Siria, de donde vuelven a llegar noticias dramáticas sobre la suerte de las poblaciones del noreste del país, obligadas a abandonar sus hogares a causa de las acciones militares”, dirigiendo un apremiante llamado. Recordó también que junto con todos los miembros del Sínodo de los Obispos de la Región Panamazónica, que se celebra en estos días el Vaticano, “especialmente con aquellos procedentes de Ecuador”, sigue con “preocupación lo que ha estado sucediendo en ese país en las últimas semanas”, y mientras encomendó al país sudamericano “a la oración común y a la intercesión de los nuevos santos” se unió “al dolor por los muertos, los heridos y los desplazados”, instando a la búsqueda de la reconciliación. Reproducimos a continuación, el texto completo de su alocución, traducido del italiano:

Queridos hermanos y hermanas:

Antes de concluir esta celebración eucarística, deseo saludar y agradecer a todos ustedes.

Agradezco a los hermanos Cardenales y Obispos, así como a los sacerdotes, religiosas y religiosos, provenientes de todas partes del mundo, especialmente a aquellos que pertenecen a las familias espirituales de los nuevos Santos. Saludo a todos los fieles laicos que están aquí reunidos.

Saludo a las Delegaciones oficiales de diferentes países, en particular al Presidente de la República Italiana y a Su Alteza el Príncipe de Gales. De hecho, con su testimonio evangélico, estos Santos han favorecido el crecimiento espiritual y social en sus respectivas naciones.

Un pensamiento especial dirijo a los delegados de la Comunión Anglicana, con viva gratitud por su presencia y también, te doy la bienvenida a ti, querido hermano, nuevo Obispo aquí en Roma.

Los saludo a todos ustedes, queridos peregrinos, así como a cuantos han seguido esta Misa a través de la radio y la televisión. Un saludo especial dirijo a los fieles de Polonia, que hoy celebran la Jornada del Papa: les agradezco por sus oraciones y por su constante afecto.

Y mi pensamiento va una vez más a Medio Oriente. En particular, a la amada y martirizada Siria de donde llegan una vez más noticias dramáticas sobre el destino de las poblaciones del noreste del país, obligadas a abandonar sus hogares a causa de las acciones militares: en estas poblaciones se encuentran también muchas familias cristianas. A todos los actores implicados y también a la Comunidad Internacional; por favor, renuevo el llamado a comprometerse con sinceridad, con honestidad y transparencia en el camino del diálogo para encontrar soluciones eficaces.

Junto a todos los miembros del Sínodo de los Obispos de la Región Panamazónica, especialmente a los provenientes de Ecuador, sigo con preocupación lo que está sucediendo en las últimas semanas en ese país. Lo encomiendo a la oración común y a la intercesión de los nuevos Santos, y me uno al dolor por los muertos, los heridos y desaparecidos. Animo a buscar la paz social, con particular atención a las poblaciones más vulnerables, a los pobres y a los derechos humanos.

Y ahora nos dirigimos a la Virgen María, modelo de perfección evangélica, para que nos ayude a seguir el ejemplo de los nuevos Santos.