La miseria es una fatalidad: Ángelus del 15/10/2017

Una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre 2019: lo anunció el Papa Francisco a la hora del Ángelus del domingo 15 de octubre, en la Plaza de San Pedro. "Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además de la voz de diversos Pastores y fieles de otras partes del mundo" el Pontífice explicó que el "objetivo principal de esta convocación es individuar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta". El Santo Padre encomendó a los nuevos Santos apenas canonizados en la Plaza de San Pedro, que intercedan por este especial evento para que "en el respeto de la belleza de la creación, todos los pueblos de la tierra alaben al Dios, Señor del universo, e iluminados por Él recorran caminos de justicia y de paz". Reproducimos a continuación el texto completo de su alocución, traducido del italiano:

Queridos hermanos y hermanas:

Al término de esta celebración, saludo cordialmente a todos ustedes, que desde varios países, han venido a honrar a los nuevos Santos. Un deferente pensamiento va en modo particular a las Delegaciones oficiales de Brasil, Francia, Italia, México, Orden de Malta y España. El ejemplo y la intercesión de estos luminosos testimonios del Evangelio nos acompañen en nuestro camino y nos ayuden a promover siempre relaciones fraternas y solidarias, por el bien de la Iglesia y de la sociedad.

Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además de la voz de diversos Pastores y fieles de otras partes del mundo, he decidido convocar una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre 2019. Objetivo principal de esta convocación es individualizar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta. Los nuevos Santos intercedan por este evento eclesial, para que, en el respeto de la belleza de la creación, todos los pueblos de la tierra alaben al Dios, Señor del universo, e iluminados por Él recorran caminos de justicia y de paz.

Recuerdo también que pasado mañana se celebrará la Jornada del rechazo a la Miseria. La miseria es una fatalidad: tiene causas que deben ser reconocidas y removidas, para honrar la dignidad de tantos hermanos y hermanas, siguiendo el ejemplo de los santos.