Colaborar por el bien común: Ángelus del Papa Francisco (15/08/2014)

Al término de la Eucaristía en la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el Papa Francisco rezó el Ángelus con los 50 mil fieles coreanos que participaron en la Santa Misa en Daejeon.

En esta ocasión el Obispo de Roma confío especialmente a la Madre de Dios a las víctimas del naufragio del transbordador Se Wol ocurrido en abril de este año, a unos 2 kilómetros de la isla de Byungpoong. Compartimos con ustedes, la breve alocución del Papa, previa al rezo del Ángelus:

Al final de la Misa, nos dirigimos de nuevo a María, Reina del Cielo. Le ofrecemos nuestras alegrías, sufrimientos y esperanzas. Le confiamos de modo especial a cuantos han perdido la vida en el naufragio del ferry "Se Wol", así como a los que todavía hoy sufren las consecuencias de esta gran desgracia nacional.

El Señor acoja a los difuntos en su paz, consuele a los que lloran, y siga sosteniendo a quienes han acudido generosamente en auxilio de sus hermanos y hermanas. Que este trágico suceso, que ha unido a los coreanos en el dolor, refuerce también su voluntad de colaborar solidariamente en el bien común.

Pidamos también a la Virgen María que vuelva sus ojos misericordiosos sobre cuantos sufren, en especial los enfermos, los pobres y los que carecen de un trabajo digno.

Finalmente, en este día que Corea celebra su liberación, pedimos a la Virgen María que proteja a esta noble nación y a sus ciudadanos.

Ponemos bajo su amparo a los jóvenes que, venidos de toda Asia, se han reunido en estos días. Que se conviertan en heraldos gozosos del alba de un mundo de paz, según el designio bendito de Dios.