5to. Domingo Ordinario

5to. Domingo Ordinario

Image

Da gracias al Señor, porque te pone frente a su Palabra. Pídele su ayuda para acercarte a ella con reverencia, con atención, con humildad.

Pide al Espíritu para que puedas acogerla con verdad, con sencillez, para que ella transforme tu vida.

Pide al Padre que su Palabra penetre en tí como espada de dos filos. Que tu corazón esté abierto, como el de María, Madre de Cristo y Madre nuestra.

Que como en ella la Palabra se hizo carne, también en tí esta Palabra se transforme en obras de vida según su voluntad.

Invoca al Espíritu: Veni, Sancte Spiritus.

Ven, Espíritu Santo,
te abro la puerta,
entra en la celda pequeña
de mi propio corazón,
llena de luz y de fuego mis entrañas,
como un rayo láser opérame
de cataratas,
quema la escoria de mis ojos
que no me deja ver tu luz.

Ven. Jesús prometió
que no nos dejaría huérfanos.
No me dejes solo en esta aventura,
por este sendero.
Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,
mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.
Te necesito en mi noche
como una gran tea luminosa y ardiente
que me ayude a escudriñar las Escrituras.

Tú que eres viento,
sopla el rescoldo y enciende el fuego.
Que arda la lumbre sin llamas ni calor.
Tengo la vida acostumbrada y aburrida.
Tengo las respuestas rutinarias,
mecánicas, aprendidas.
Tú que eres viento,
enciende la llama que engendra la luz.

Tú que eres viento, empuja mi barquilla
en esta aventura apasionante
de leer tu Palabra,
de encontrar a Dios en la Palabra,
de encontrarme a mí mismo
en la lectura.

Oxigena mi sangre
al ritmo de la Palabra
para que no me muera de aburrimiento.
Sopla fuerte, limpia el polvo,
llévate lejos todas las hojas secas
y todas las flores marchitas
de mi propio corazón.

Ven, Espíritu Santo,
acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra.
Agua, fuego, viento, luz.
Ven, Espíritu Santo. Amén.

(A. Somoza)

Image

Evangelio según San Lucas 5, 1-11

Contexto bíblico

La llamada de Jesús a los primeros discípulos Lucas la pone después de su presentación en la sinagoga de Nazaret (4, 14- 30), después de sus primeros signos (4, 31-44) y de la pesca milagrosa, que se narra en este pasaje. En cambio, Marcos (1, 16-20) y Mateo (4, 18-22) describen la llamada de los discípulos antes de las primeras actuaciones de Jesús. Así, Lucas presenta la llamada después de saber algo de Jesús: su misión como la dice en Nazaret, algunos signos y la pesca.

Texto

1. Jesús

Este pasaje tiene su trasfondo teológico:

  • la enseñanza de Jesús;
  • la iniciativa de Jesús que llama;
  • la afirmación de fe de los discípulos, como respuesta al seguimiento de Jesús;
  • la relación entre la fe en Jesús, seguimiento y misión.

Jesús llama: llama a uno y a otro, a todos, de diferentes modos y en diferentes tiempos.

Jesús asume las realidades humanas: un grupo de hombres bajo el liderazgo de Simón, en su condición de pescadores. Jesús asume nuestra realidad y nos cambia de dirección.

Cuando siguen las orientaciones de Jesús, la actividad tiene su resultado.

Jesús hace cambiar los resultados y además hace cambiar de dirección.

Jesús eleva a un rango diferente en la actividad de los llamados: de pescadores a discípulos y misioneros.

2. Los discípulos

Obedecen al Maestro, aunque ellos entendían más que Jesús del oficio de pescar.

Pedro se fía de la Palabra de Jesús: porque tú lo dices, echaré las redes. (En tu Palabra echaré las redes)

Colaboran en la actividad con los compañeros.

El sentimiento de limitación y pecado de Pedro: Apártate de mí, Señor, que soy un pecador (8).

Dejaron todo y lo siguieron (11). Jesús provoca una respuesta sincera y decidida, no a medias tintas. Condición indispensable para ser de la comunidad de Jesús, para todos, incluido laicos. No sólo para los religiosos/as. ¡Radicalidad en el seguimiento!

3. Fe y misión

No son actividades distintas

Como los discípulos, a quienes Jesús invita echar las redes y seguirlle, también hoy el Señor sigue llamando a escuchar la Palabra y actuar en su nombre.

Ser pescador de hombre. Tal vez, la imagen no nos diga mucho a nosotros, que no entendemos nada del oficio de la pesca. Pero, el simbolismo de la expresión nos presenta el mandato de Jesús. En su Palabra, en su nombre, echaremos ahora las redes.Somos colaboradores de la misma misión de Jesús en la Iglesia.

Somos misioneros, como consecuencia de nuestra fe en Jesús: creemos en Él, en su Palabra y, por eso, dejamos todo y le seguimos.

Mar adentro. Es otra expresión que indica misión y riesgo. Estar al servicio del Evangelio, es enfrentarse a las dificultades y trabajar por la evangelización.

Reconocer a Dios en la vida y en la historia. El mar simboliza en la Biblia con frecuencia, las fuerzas del mal. Aun en las dificultades de todo tipo, descubrirle a Él en los avatares de la vida. Él es el primer interesado y el primer trabajador en la misión. Nosotros somos sus colaboradores.

Contar con los compañeros. Los que vamos en la misma barca (la Iglesia, parroquia), los que tenemos la misma fe y la misma tarea.

Sentimientos de limitación: Soy un pecador, No hemos cogido nada. Estaban asombrados. Frases que manifiestan nuestra pobreza. Pero, ahí está el Señor, que hace el prodigio de la pesca abundante, con nuestra colaboración.

Vengan conmigo y les haré pescadores de hombre (Mt 4, 19). Confiados en Jesús, agradecidos de que Él nos haya elegido, en su Palabra, echaremos las redes.

Image

El Señor te llama a seguirle hoy. ¿Qué actitud tienes al recibir este llamado?

¿Cómo respondes al llamado que Jesús te hace para ser su discípulo? ¿Tienes algún parecido con los primeros discípulos?

¿Qué limitaciones encuentras para desempeñar tu labor de discípulo? ¿Qué tanto colaboras con otros discípulos en tu vida familiar y en tu trabajo pastoral en la parroquia por ejemplo?

Quiero aceptar tu reto, mas siento en la garganta un apretado nudo y no sé decir nada.

Oigo tu invitación, pero no suelto amarras y no acierto a zarpar para ir a la mar alta.

Yo me quedo en la orilla, que es pequeña mi barca y son pocas mis fuerzas para cruzar las aguas.

¿No podré ser tu amigo si me quedo en la playa recibiendo los besos de la tarde dorada?

Mas... no. Ven a mi bote, desenvaina la espada y corta de un tajazo las cuerdas que me amarran.

Image
Contempla

A Jesús, que está junto a Ti, en el peligro, que comprende tus limitaciones, que te invita, que confía en ti y te llama para ser discípulo y evangelizador. Como Él.

Concreta un propósito que te ayude a vivir cada día de esta semana junto al Señor y a ser mejor colaborador con tus hermanos en la misión.

Actúa