Dimensión Antropológica


Objetivo Particular:
Promover en los participantes el auto-conocimiento y aceptación de su ser como creación perfecta de Dios,
para lograr así que los grupos a los que pertenecen sean verdaderas comunidades.

Es obvio que un grupo musical de animación litúrgica es, antes que nada, un grupo humano con todas las implicaciones que esto conlleva.

La gran mayoría de los grupos tienen, en mayor o menor medida, problemas que se centran en esta esfera de lo humano. Y generalmente son esos problemas los que acaban generando conflictos que en ocasiones lesionan el trabajo que se realiza o, en el peor de los casos, a las personas que forman parte de los grupos o incluso atentan contra el trabajo articulado de las Parroquias.

Es claro que para lograr adecuadas relaciones en un grupo, se debe partir primeramente de la esfera de lo personal, del concepto de ser humano que se tenga y de cómo ello se vea reflejado en las relaciones que se establecen con los demás.

Se habla constantemente en la actualidad de la necesidad de que las personas se sensibilicen para reconocerse con luces y sombras así como de apreciarse como personas de valor.

Este autoconocimiento, evidentemente proporciona elementos que permiten trabajar en el propio desarrollo y crecimiento como personas, logrando que en cada uno se liberen capacidades para facilitar el encuentro con los demás.

Pero es claro que hoy, la sociedad presenta muchos distintos modelos de lo que un ser humano pleno es o debe ser. De ahí la gran cantidad de conflictos entre los seres humanos. En el caso de los grupos musicales de animación litúrgica, ¿qué modelo tomar? ¿Qué modelo puede ayudarles a encontrar la misión a la que están llamados y les permite ir formándose en el liderazgo y la vida compartida?

Dependiendo del modelo que se tome como base, tomarán distintos rumbos las relaciones entre los integrantes de un grupo y los objetivos que el grupo tiene, también se verán transformados. Si en un grupo existen relaciones de verdadera amistad y fraternidad el trabajo en equipo se facilita, la evaluación de los objetivos y la generación de objetivos nuevos de acuerdo a las etapas que se van viviendo, también son más sencillos.

Finalmente de lo que se trata es de que los grupos vayan configurándose en verdaderas comunidades, no sólo en grupos sociales, grupos para pasar el rato o grupos para escapar de realidades personales o sociales.

Nuestro Proyecto

Ser una opción pastoral diocesana consolidada y articulada a los planes pastorales de las diócesis en que tenga presencia, generadora de animadores litúrgicos comprometidos con sus comunidades, en la línea del discipulado y la misión permanente. (Documento de Aparecida 2007).

Formar integralmente a los grupos musicales de animación litúrgica, facilitando su desarrollo personal y comunitario para que, dando testimonio de su fe, sean auténticos animadores litúrgicos de las comunidades en las que ejercen su ministerio.

Proporcionar a los integrantes de grupos musicales de animación litúrgica los elementos necesarios en las áreas antropológica, mistagógica y musical, para que mejoren en el servicio que prestan a las comunidades en que están insertados.

NUESTRA COMUNIDAD

Eduardo Acosta H.

Eduardo Acosta H.

Edith Díaz

Edith Díaz

Bibiana Carreño

Bibiana Carreño

Leslie García

Leslie García

Rocío Carreño

Rocío Carreño

Alfonso Morales

Alfonso Morales

Jorge de León

Jorge de León

Carolina Morales

Carolina Morales